Archivo de la categoría: Horóscopo

El LADO OSCURO de los que son de ACUARIO

ACUARIO es sinónimo de buen rollo, paz, tranquilidad, buen amigo, buen amante y buen confidente, si, pero también tienes tu lado oscuro y además, no tienes ningún inconveniente en que los demás lo vean.

Eres frío, solitario, distante y bastante excéntrico. En el fondo crees que todos los humanos son inferiores a ti y que ninguno te llega a la suela del zapato, pero jamás te atreverías a decirlo porque tú, ante todo, no vas dando información de lo que piensas gratuitamente. Así que tu pequeño secretito lo guardas con llave para ti.

Eres observador, mucho, muchísimo, no se te escapa ningún gesto, mirada o cualquier intento de ataque encubierto, aunque siempre aparentas que eres el despistado que no se entera de nada. No es así. Tú y yo lo sabemos.

Estás en constante búsqueda de ti mismo, no eres conformista y siempre quieres hacer más y más pero te ahogas a menudo y todo tu mundo se desploma en un momento, aunque te recuperas pronto.

Puedes llegar a ser muy frío y reservado con la familia, y a veces la arrogancia te sale por cada uno de los poros de tu piel. Con los amigos sueles ser una persona noble y amable, entre ellos sabes que eres el admirado y si, todo hay que decirlo, el superior.

Te encanta llamar la atención dentro del mundo en el que vives y sea en la forma que sea, con prendas atrevidas o pidiendo un batido de plátano y a la vez mezclarlo con una ración de atún en salsa mientras todos te miran atónitos, por ejemplo. Eres único y eso, tienes que hacérselo saber a todo el que te rodea.

La rutina o la monotonía no van contigo, no sabes en qué día vives ni en que estación del año estamos sin tener que pararte a pensar unos cinco minutos. Escapas de todos los asuntos aburridos como la boda del primo segundo de tu madre o reuniones de trabajo. Y además ni siquiera te inventas excusas, directamente desapareces del mapa.

Otra de las cosas a tener en cuenta es que no te importa nada la opinión que pueden tener los demás sobre ti. Si, eres frío como el hielo cuando quieres y distante, la gente puede llamarte pasota, bohemio, extravagante, raro, callado y reservado. A ti, sinceramente, te da igual. Lo sabes.